1.300 abrazos gracias a Juntos por la Vida tras un mes de invasión rusa

Juntos por la Vida ha facilitado el traslado a España a mas de 1.300 personas refugiadas. A Valencia han llegado 800 personas de familias ucranianas.




Según la presidenta de la ong, Clara Arnal:


"España es el país que más se está volcando en ayudar a las personas refugiadas, pero si no lo hacemos de manera ordenada podemos encontrarnos con muchas expectativas frustradas”.

Hace ahora un mes comenzaba la invasión de Rusia a Ucrania, un 24 de Febrero, fecha que recuerdan con dolor las miles de personas refugiadas ucranianas que desde entonces han salido de su país, huyendo de las bombas y del miedo, y cada vez son más los que siguen saliendo. Muchas de ellas han llegado a España, y a la Comunidad Valenciana, gracias al trabajo que está realizando nuestra organización Fundación Juntos Por la Vida, que fue la primera ong española ( y durante algún tiempo la única) que se trasladó a la frontera de Polonia con Ucrania.


Allí hemos colaborado en la evacuación de personas refugiadas, las atendemos cuando llegan, y organizamos su traslado en autobús , además de coordinar la ayuda humanitaria. Tres voluntarios de la ong llegaron a la frontera el 2 de Marzo, y en la actualidad el equipo está compuesto por ocho personas, 4 españolas y 4 ucranianas. En Ucrania hay otras 20 personas voluntarias del país trabajando en los procesos de evacuación. Y Otro equipo de en Valencia organiza la recepción y el acogimiento de las personas que llegan para ofrecerles una vida tranquila en paz.

En su campaña de emergencia, Juntos por la Vida ha organizado y facilitado hasta ahora el traslado a España de 1.300 personas de familias ucranianas. A Valencia han llegado hasta ahora en 15 autobuses, caravanas y un avión, unas 800 personas.


La mayoría de ellas son acogidas por familias porque tienen vínculos familiares o de amigos, también hay muchas familias sin vínculo que se han ofrecido para acoger, y en otros casos se les facilita otro tipo de alojamiento. También hemos facilitado el traslado a unas 500 personas en otros transportes organizados desde la frontera, en colaboración con otras ong a otras ciudades españolas. Sea como sea, hemos visto ya miles de cálidos abrazos reconfortantes que nos dan fuerzas para seguir, y que tan bellamente está ilustrando Benito Pajares, nuestro fotógrafo colaborador.



Y diariamente el equipo de voluntarios y voluntarias que está en la frontera atiende, ayuda, e informa a multitud de personas refugiadas en el punto de encuentro situado en un centro comercial en la ciudad de Przemysl, al este de Polonia, a 15 km de Ucrania, donde se sitúa el paso neurálgico de entrada de personas que huyen de la invasión rusa. Realizan la acogida de las personas que llegan a la recepción de la ong porque quieren viajar a España, o porque les han citado allí. Se aseguran de que se inscriban y que tengan un lugar donde pasar la noche, comida caliente y atención hasta que salga el autobús o transporte en el que viajarán a España. La mayoría son mujeres con niños y niñas.


Los voluntarios siguen esperando que poco a poco las personas que están en las zonas mas conflictivas sitiadas y con poca comunicación vayan consiguiendo ser evacuadas. Desde hace semanas no tienen noticias de la zona de Chernobil y eso les preocupa, porque allí hay muchas familias que conocen de hace años.


Al frente del operativo está nuestra presidenta Clara Arnal, quién después de un mes en la zona nos cuenta:


“Cada vez hay más gente que cruza la frontera sin vínculos con otros países, que ven en España una posibilidad, pero también tienen otras. Intentamos acogerles y apoyarles cuando llegan".
Necesitamos más seguridad, coordinación y colaboración, y a la administración pública en los procesos de evacuación.
También echamos de menos las presencia de las grandes entidades. Porque somos el país, España, que más se está volcando en ayudar a refugiados, pero si no lo hacemos de manera ordenada podemos encontrarnos con muchas expectativas frustradas".

Por otro lado se refiere la presidenta de Juntos por la Vida al “entusiasmo de muchos españoles de volcarse hacia este lugar este lugar en la frontera. Pero la necesidad también está en España en el acompañamiento psicosocial a todas las personas que llegan, porque es fundamental”.


Algo que preocupa mucho a Clara Arnal son los ancianos “Son muchos y son los más vulnerables. Se quedan aquí en los centros de acogida sin tener donde ir. Para ello estamos hablando también con residencias de tercera edad y están dispuestos a destinar algunas plazas para estas personas en España”.

LLEGADA MASIVA Y DESCONTROLADA DE AUTOBUSES A LA FRONTERA



Desde Juntos por la Vida continuaremos con el traslado organizado en autobuses de familias ucranianas desde la frontera hasta Valencia y está prevista la llegada a Valencia de otro avión en fecha aún por determinar.


Pero desde la organización llamamos la atención sobre la llegada masiva y descontrolada de autobuses a la frontera, por parte de personas o empresas españolas que fletan vehículos sin ningún tipo de previsión ni coordinación con las organizaciones que trabajan allí. En muchos casos piden ayuda para “llenar“ los autobuses y que no se vuelvan vacíos.


“Las ong están para ayudar a los refugiados que llegan desorientados e indecisos sobre su destino, y no se les puede obligar a una solución precipitada, ni se les puede forzar a decidir ir a un destino que no conocen por el hecho de tener que llenar un autobús”.

El flujo de salida de refugiados y sus preferencias en cuanto al destino es imprevisible. Por ello Juntos por la Vida ha establecido una solución logística, y continuará organizando un autobús diario hacia diferentes puntos de España en un mismo viaje y así optimizar recursos. Para ello necesitamos donaciones para poder seguir contratando autobuses en origen para que salgan de Polonia o Ucrania, que es lo más cómodo para los viajeros.

RIESGO EN COCHES PARTICULARES PARA LAS MUJERES REFUGIADAS

Juntos por la Vida, igual que otras organizaciones humanitarias recomendamos a las mujeres refugiadas que no utilicen transportes privados para desplazarse hasta sus destinos, que en muchos casos son desconocidos, con personas desconocidas. Ha aumentado el número de personas particulares que se desplazan hasta la frontera con vehículos para trasladar a refugiados, incluso invitarles a sus casas, pero se considera que es el peor de los medios para viajar, porque hay riesgo de conductores con malas intenciones. Juntos por la Vida lleva a cabo una campaña de información a las jóvenes en la frontera , para evitar que viajen en coches privados, ya que han tenido conocimiento de casos de agresiones en carretera.

ACOGIDA FAMILIAR


La mayoría de las familias, ( niños, niñas y mujeres) ucranianas que llegan a Valencia en los traslados organizados por la ong, son acogidos por familias facilitadas por la fundación. A las familias de acogida también se les facilita información y asesoramiento como ayuda para realizar los tramites e integración de las familias ucranianas


La Fundación Juntos por la Vida lleva 25 años realizando programas de acogimiento humanitario en la Comunidad Valenciana durante los veranos y navidades, principalmente con menores ucranianos de la zona de Chernobil, por la catástrofe nuclear, y desde hace unos años también con menores de la zona de Donbas, que son acogidos por familias. En este momento y ante la situación de guerra en su país, muchas de esas niñas que venían hace años, han vuelto a ser recibidas por sus mismas familias de acogida. Ahora ya son adultas y vuelven con sus propios hijos y otros familiares, huyendo de los bombardeos y del miedo.

AYUDA HUMANITARIA

El equipo desplazado a la frontera está gestionando la recepción y entrega de ayuda humanitaria En Polonia los almacenes y centros logísticos están saturados, por lo que se están planteando comenzar a introducir de manera coordinada la ayuda humanitaria en Ucrania que es donde más escasez hay, sobre todo de alimentos, material de primeros auxilios y medicinas. También ahora hace falta ropa de menos abrigo, ya que las temperaturas están cambiando hacia más cálidas, y la gente solo tiene ropa de invierno cuando salió huyendo de sus casas con apenas ropa y enseres.


La Fundación Juntos por la Vida de la Comunidad Valenciana está recibiendo donaciones en su web www.juntosporlavida.org a través de transferencia o envío por bizum para poder sufragar los gastos de todo el operativo, ya que solo dispone de los fondos de la propia ong y aportaciones particulares.

Desde la Fundación agradecemos enormemente vuestra solidaridad, que en estos momentos es muy necesaria para hacer frente a la situación de emergencia, y el trabajo posterior y atención que habrá que seguir realizando con las personas refugiadas ucranianas que ya han llegado a la Comunidad Valenciana, y que seguirán llegando, para ayudarles a que puedan tener una vida digna, con calor humano, y en paz.




661 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo